...

lunes, 17 de marzo de 2014

"El Extraño Caso de Elisa Lam"

Este incidente fue explorado con anterioridad en la entrada: “Los 7 hechos terroríficos que no tienen explicación,” pero ha aparecido nueva información y hallazgos que hacen del caso de Elisa Lam algo todavía más abominable.

Para empezar hay que hablar un poco sobre lo que ha sucedido en todo el tiempo desde aquella entrada. La policía de Los Ángeles cerró el caso, cosa que asqueo a mucha gente interesada en él. El departamento de inteligencia al servicio de la ley no encontró ninguna explicación lógica a la horrible muerte de esta mujer ni al espeluznante vídeo que tomó la cámara de seguridad del elevador con las últimas imágenes de ella con vida.
Pero gente que estudia el caso descubrió coincidencias tan escalofriantes que es casi imposible encasillarlas en la casualidad. 
Primero hagamos un breve repaso del hecho en febrero del año 2013 inquilinos  del hotel Cecil de Los Ángeles, Estados Unidos reportaron que el agua que salía de los grifos y la regadera tenía color extraño, quienes tienen la costumbre de tomar de tomar agua de ahí dijeron que el sabor no era nada bueno. Quienes se vieron ensuciados por el color y la sustancia viscosa y extraña que apareció en el agua al ducharse dijeron que tampoco olía muy bien.
Empleados del hotel fueron despachados a la azotea donde se reposan los tanques de agua, al abrir uno por uno con mucho esfuerzo los contenedores se vieron cara a cara con el horror
Un cuerpo en avanzado estado de descomposición, que luego los forenses dictaminaron que había estado no menos de 19 días inmerso el fondo cuando lo hallaron.
Un montón de turistas, horrorizados, asqueados y perplejos, hicieron su check out del hotel inmediatamente, algunos fueron devueltos a sus estados de residencia, otros a sus países de origen con el recuerdo de unas vacaciones traumáticas, más que cualquier otra cosa
Mientras tanto la policía de Los Ángeles, con ayuda de otras fuerzas del orden y las cámaras de seguridad del hotel identificó el cadáver. Se trataba de una canadiense de origen asiático de 25 años llamada Elisa Lam. Era inquilina y el último testimonio de vida que se recogió de ella fue este vídeo tomado con el mismo día de su muerte.
Ver este material crudo es tenebroso porque ninguna de las otras cámaras de seguridad del Hotel Cecil captó nada raro, ni en el lobby, ni en los pasillos, ni en ninguno de los pisos, sin embargo en el video vemos que Elisa se encuentra aterrorizada, asediada, acosada por algo que al parecer sólo ella puede ver.
El espantoso modo en que murió en ese mismo día es el poderoso indicio de que este material tan extraño debe ser tomado muy en serio. El cuerpo de la Señorita Lam, quizá vivo quizá muerto, fue depositado en el interior de un tanque de agua que debe ser abierto, usando herramientas y varios brazos con fuerza suficiente.
Ni las cámaras, ni los inquilinos, ni los empleados,  ni las miles de personas que son capaces de ver día y noche a la azotea del Hotel Cecil desde los numerosos rascacielos de la metrópolis, vio absolutamente nada.
La policía de Los Ángeles, por su lado, hizo su exhaustiva labor científica, y si bien la realidad es muy distinta a las series televisivas a las que estamos acostumbrados, ésta sí que da un indicio verídico de hasta qué punto son capaces de llegar y con qué recursos cuentan las fuerzas del orden estadounidenses para resolver un homicidio. Todo esto se aplicó en este incidente que tuvo repercusión nacional sin dar ningún fruto.
El caso de Elisa Lam no tuvo solución, de hecho, fue catalogado como un accidente.
Recientemente apareció nueva información, que lejos de ayudar a resolver esto, echa leña al fuego y hacen del incidente de Elisa Lam algo francamente enloquecedor. Resulta que este hotel fue, en el año 1985, el lugar de residencia del asesino serial, Richard Ramírez, hombre que mató a 14 personas y que la prensa había apodado: “El acechador nocturno.”
Ramírez era conocido por desfigurar a sus víctimas a fuerza de puñaladas. Más tarde en 1991, el Hotel Cecil era hogar de otro asesino serial, que también pagaba la renta para vivir ahí. El Sr. Jack Unterweger muy bien, enfermo homicida que asesino de 10 a 15 prostitutas antes de su aprehensión y posterior suicidio.
Los hoteles generalmente albergan a mucha gente con muchas historias distintas, pero aun así, que el Hotel Cecil tenga historial de haber sido el lugar de residencia de dos asesinos seriales famosos es un hecho de uno en un millón.
Este edificio de 14 pisos, construido en el año 1927, fue conocido en Los Ángeles por ser también el lugar de despedida de muchos suicidas.
Hubo una gran cantidad de personas que saltaban desde las ventanas de los pisos superiores. Un caso particularmente mórbido fue el de una mujer que cayó al vacío y mató a un transeúnte que caminaba por la acera al desplomarse sobre él.
¿Hace falta decir que además de un número altísimo y no determinado de suicidas, este hotel fue también famoso antes del caso de Elisa Lam y de los asesinos Richard Ramírez y Jack Unterweger, por haber sido el lugar del suceso de tres asesinatos horrorosos? ¿Hace falta decir que paralelamente a todo ello éste es tenido popularmente como el edificio más misterioso y escalofriante de Los Ángeles? Y no olvidemos que este también es el lugar donde docenas de inquilinos en el año 2013, tomaron y se ducharon  con el agua que contenía los restos húmedos del cuerpo de Elisa Lam.
Todo lo que leíste no fue la trama de un libro de terror, sino algo completamente real, y paso ahí.



1 comentario: